¡Buenas MiniLectores!

Hoy es 1 de Mayo, para el 90% de la población sería el día de los trabajadores, pero para los amantes de la Fórmula 1 es el día en el que uno de los mayores trabajadores nos dejó en el Gran Premio de San Marino de 1994.

Se cumplen 20 años del fatídico accidente de Ayrton Senna, el tricampeón del mundo de Fórmula 1 considerado para muchos como el mejor piloto de la historia por su talento, especialmente en condiciones de lluvia.

La seguridad ha cambiado mucho desde aquel fatídico Domingo cuando el Williams del brasileño se estrelló en la conocida curva de Tamburello. Tras aquel accidente se incorporaron nuevas medidas de seguridad en los monoplazas de Fórmula 1, y gracias a ello no hemos tenido que lamentar más muertes durante las carreras de Fórmula 1, aunque no podamos decir lo mismo fuera de ellas.

A pesar de los centenares de homenajes que se harán a lo largo del día de hoy también hay que recordar a otro piloto que también nos dejó ese mismo fin de semana, 24 horas antes y que es recordado desgraciadamente no por sus logros sino como “el piloto que murió antes que Senna” y me refiero a Roland Ratzenberger quien perdió el control de su Simtek en la curva Villeneuve y se estrelló a más de 270 km/h contra los muros de protección.

Tras aquel accidente Ayrton Senna intentó persuadir a los comisarios de no realizar el Gran Premio, pero se hizo caso omiso conociendo todos el fatal desenlace de la carrera.

Pero hay que decir que la diosa suerte acompañó a un piloto ese fin de semana que podría habernos dejado tras sufrir un accidente aún más aparatoso pero sin embargo no ocurrió nada más que leves rasguños, y me refiero a Rubens Barrichello el cuál sufrió un accidente más severo en los libres del Viernes pero el brasileño salió sin lesiones graves, aunque la señora de la guadaña no iba a sonreír a Roland y Ayrton.

Puede que hoy pasen 20 años de su triste fallecimiento, pero estos dos pilotos siguen en nuestro corazón y siguen corriendo junto a nosotros días tras día y nos enseñan lo efímera que puede resultar la vida pero sobretodo, nos han enseñado que la seguridad es lo más importante.

Descansa en paz Roland Ratzenberger y Ayrton Senna.

Anuncios