Dicen que detrás de cada gran hombre hay una gran mujer, pero en Fórmula 1 detrás de todo gran campeón existe un sponsor que levanta la cabeza. Desde que Giuseppe Farina lograba ser el primer campeón del mundo de Fórmula 1 en 1950, el mundo de los sponsor inundó la Fórmula 1 y no únicamente los motoristas y las casas de los monoplazas eran los patrocinadores de los pilotos. ¿Qué relación tienen los patrocinadores en los campeones del mundo? Más de la que os podéis imaginar.

Si desglosamos la Fórmula 1 a lo largo de las últimas décadas podríamos catalogarla en función de los pilotos que fueron campeones o de los equipos que lograron los mundiales, pero existe una tercera posibilidad basada en los patrocinadores.

Alcohol, tabaco y F1
Aunque era el estilo de vida de aquella época para muchos pilotos, en los últimos 30 años podemos encontrar el patrón más llamativo el cuál además es relacionado con el auge de ese mismo tipo de patrocinio. A partir de la década de los años 70 y 80 las tabacaleras y las marcas de alcohol inundaban el paddock y como especial mención tenemos Camel, Marlboro y John Player, pero no fue hasta 1984 cuando el patrón se mantiene estable.

El tabaco y la F1
Desde 1984 hasta 2005 las marcas de tabaco inundaban prácticamente toda la parrilla y los campeones del mundo siempre estaban patrocinados por una marca de tabaco. Curiosamente las tabacaleras eran los mayores patrocinadores en los grandes premios y marcas como Camel en Williams, Marlboro en Ferrari, West en McLaren o Mild Seven en Renault nos dejaba entrever que detrás de esos campeones del mundo había un fuerte patrocinador relacionado con el auge en el deporte.

Los móviles y la F1
Ya en 2006 con la pérdida de las tabacaleras en la Fórmula 1 arrancaba el inicio de una nueva etapa en el mundo del motor y en este caso la telefonía móvil, que a pesar de aparecer ya anteriormente en menor medida en algunos monoplazas, no fue hasta la llegada de los móviles multimedia cuando marcó su época y marcas como Telefónica o Vodafone eran los líderes en los dos equipos que luchaban por el mundial en aquella temporada: Renault y Ferrari. El año siguiente, 2007, nuevamente iba a pertenecer a la telefonía móvil, concretamente a Vodafone, pero debido a los malentendidos en el equipo McLaren fue Ferrari, aún con el patrocinio escondido de Marlboro, quien se llevaba el gato al agua aquella temporada, pero además, aquél año sirvió para que arrancaran dos etapas nuevas que no surgirían hasta unos años más tarde, pero no debemos adelantar acontecimientos. La temporada 2008 nos ofreció duelos en pista nuevamente entre Ferrari y McLaren, pero a diferencia de la temporada anterior, sería McLaren, con el patrocinio mayoritario de Vodafone, se llevaría el título de pilotos.

La transición
El año 2009 fue un año de transición para los equipos con un cambio radical en la normativa, la cuál fue aprovechada para el único equipo el cuál patrocinadores no disponía, pero pudimos observar como emergían dos nuevas fuerzas en los patrocinadores, las bebidas energéticas y los bancos, pero no fue hasta el año siguiente cuando pudieron mostrar su fuerza, pues Brawn GP se llevaba el campeonato aquella temporada.

El dinero contra la energía
Tras la marcha del alcohol y el tabaco en la década anterior, en 2010 se debía encontrar un nuevo patrocinador que pudiera producir la misma adicción a la gente pero que pudiese ser ofrecido de forma legal al público. Las bebidas energéticas inundaban los circuitos cada vez más, pero a su vez los bancos intentaron realizar su aparición en 2007 pero no fue hasta 2010 cuando tuvieron tanto protagonismo como las bebidas energéticas, prueba de ello lo tenemos con el duelo que protagonizó Red Bull (patrocinado prácticamente en su totalidad con una bebida energética) contra Ferrari (patrocinado en mayor parte por el Banco Santander), pero la llegada de la crisis fue un apartado que los bancos no pudieron hacer frente ya años atrás, y aunque pudieron tener su oportunidad ese mismo año para “renacer”, fue la bebida energética la que pudo alzarse con el título.

Bebidas energéticas y F1
Con el mundial de Fórmula 1 ganado por Red Bull esa temporada inicia una nueva etapa en el mundo del motor en el cuál observamos un nuevo patrocinador mayoritario no solo en un equipo, sino en varios. Cada temporada un nuevo equipo cierra un contrato con una marca de bebida energética y a fecha de hoy podemos observar como los bancos han ido desapareciendo de los monoplazas poco a poco. Actualmente marcas como Red Bull, Burn, TNT, Monster Energy Drink, entre muchas otras, presentan cada vez mayor protagonismo en los monoplazas y a su vez, esos mismos coches han ido mejorando año tras año.

La relación
¿Por qué aparece ese patrón en el mundo de los patrocinadores? Tendríamos que remontarnos nuevamente a los años 80 cuando el tabaco y el alcohol era algo habitual en la Fórmula 1 e incluso grandes campeones no dudaban en alardear ya sea fumando un puro o bebiendo sin problemas. Además, el patrocinio del tabaco era beneficioso para los equipos pues servían de alivio ante el estrés que producía el aumento del apartado tecnológico, cada vez mayor, en Fórmula 1 (aunque por desgracia no podamos decir el mismo efecto internamente en el personal). Poco a poco el tabaco fue perdiendo protagonismo y lo fueron haciendo las carreras cada vez más lejanas, cada año en países más exóticos y desaparecidos para equipos y pilotos y la comunicación debía ser la parte primordial en los equipos, algo que pudieron aprovechar gracias a las telecomunicaciones y las ventajas que internet podría ofrecer, cada vez más importante en el mundo. La aparición de los bancos vinieron a raíz del ahorro de costes en la Fórmula 1 y presentaban una ventaja para los inversores que podrían encontrar una forma de juntar los beneficios de sus empresas con “los equipos que más podían ahorrar”, pero por desgracia la llegada de la crisis perjudicó seriamente a los bancos que no pudieron alcanzar el éxito como ellos se esperaban. Pero la bebida energética ¿qué tiene que ver en todo esto? En estos casos el patrocinio va más allá, ya no es solo para los equipos, es también para la propia Fórmula 1.

Desde su aparición el año 2005, Red Bull siempre ha llamado la atención por las “fiestas que montaban tras los Grandes Premios” y siempre era sinónimo de diversión para la afición, este hecho ha sido beneficioso para Bernie Ecclestone ya que gracias a la bebida energética ha podido llevar la Fórmula 1 un poco más allá de las carreras y aunque algunos equipos realizaban roadshows en varios países, era Red Bull quien organizaba verdaderas fiestas obteniendo así un beneficio mayor para el deporte del motor.

A pesar de ello, los bancos intentaron probar otra vía de escape, ya que no podían lograr la victoria, lo mejor que podían hacer era asegurar estar en la cima y por ello decidieron patrocinar los Grandes Premios que la economía les permitía, para de esta forma, estar presente en el podio independientemente de quién fuese el ganador, pero a pesar de ello, no era suficiente ya que otro “marcó su terreno”. Tan solo hay que mirar atrás en los últimos circuitos que hemos visto en el calendario, circuitos que no han obtenido la afluencia esperada (Corea, India), o que se encontraban en lugares con poca o nula cultura de la Fórmula 1 por ausencia de éxitos nacionales (Austin, Abu Dhabi, New Jersey, Sochi…), antes que estos circuitos estuviesen finalizados, incluso antes que estuviesen asfaltados, ¿Qué equipo apareció y realizó publicidad para el deporte? En estos circuitos Red Bull hizo su propio “roadshow” para promocionar el circuito y actualmente no solo la marca está relacionada con la bebida energética ni con los éxitos que ha logrado en los últimos 4 años consecutivos, sino que además son sinónimo de patrocinio de circuitos. Si realizamos búsquedas en internet de los circuitos antes de su primer gran premio, lo que nos encontramos es un Red Bull en la zona del trazado circulando, realizando un roadshow y atrayendo al público para así patrocinar dicho Gran Premio, a pesar que posteriormente otros organizadores decidan poner su dinero para patrocinar la carrera.

¿Quiere decir esto que Red Bull gana únicamente por la publicidad que realiza? La respuesta no es sí, pero tampoco es no. El talento del futuro tetracampeón del mundo y de la perfecta organización que ha realizado el equipo hay que sumar el gran apoyo que dispone el patrocinador ayuda al equipo a poder recibir más apoyo por parte de otras compañías que se muestren interesadas en patrocinar en mayor o menor medida a los campeones del mundo.

De la misma forma que Red Bull obtiene éxitos en los circuitos, Bernie Ecclestone recibe su propio beneficio de otra forma, pues allá donde vaya la Fórmula 1, el equipo Red Bull acudirá antes con sus monoplazas azules para realizar una demostración de lo que es o será el trazado donde se vaya a correr. En la próxima temporada de Fórmula 1 dispondremos de 4 carreras nuevas en el calendario, siendo 2 de ellas ya visitadas por el equipo austríaco (Sochi y New Jersey), así que no será de extrañar que en un cercano futuro podamos ver un video de un Red Bull rodando en el trazado de México o en el circuito que ellos mismos patrocinan en Austria (Red Bull Ring).

¿Qué será lo siguiente?
Es difícil averiguar cuál será el siguiente patrón que dictará el éxito en Fórmula 1. La temporada 2014 será un cambio radical en los esquemas del deporte en varios sentidos, y en estos casos aquel que pueda ser más listo podrá obtener beneficios. Puede que Red Bull siga obteniendo éxitos o que otra bebida energética realice una mayor inversión y pueda obtener éxitos. Quien sabe si Monster decide patrocinar más a Mercedes o si Burn da el salto definitivo con Lotus, pero lo que nos encontramos actualmente es la duda de quién seguirá el legado. Puede que las compañías aéreas decidan el futuro del éxito pues cada año se visitan países más lejanos y más exóticos, cada vez el calendario es mayor y los equipos puedan necesitar de transporte barato para los circuitos y puede que Fly Emirates de el salto definitivo.

Anuncios